Abies pinsapo Boiss. Sobre el pinsapo, los pinsapares y su descubrimiento por intrépidos botánicos.

on jueves, 8 de octubre de 2009

No podíamos dejar de hablar de la Serranía de Ronda y su flora sin haber dedicado unas líneas a su “especie estrella”, el pinsapo (Abies pinsapo). Abeto endémico de las Sierras Béticas Occidentales que aún sorprende por sus peculiares bosquetes, los pinsapares, pero que comparte similares problemas de conservación con los demás ecosistemas de la montaña mediterránea.

Pinsapar de la Sierra de Las Nieves.Septiembre2009.

El pinsapo es un árbol elegante, de porte piramidal de hasta unos 20m de altura. Para diferenciarlo de forma sencilla de su congénere el Abies alba , la otra especie probable de observar aunque sea cultivado ( su presencia en la Península se restringe a los Pirineos) , tendríamos que fijarnos en sus hojas. Así en el pinsapo aparecen con bandas blancas de estomas en las dos caras, están dispuestas de forma radial entorno a la ramilla a modo de “limpiatubos” además de ser más cortas y puntiagudas. En cambio en este último las hojas se disponen de forma paralela y en filas horizontales, a modo de peine y con una sola banda blanca de estomas, apareciendo de un color más verde y reluciente. Así que la técnica de identificación para el aficionado es realmente sencilla y os invito a que la practiquéis en vuestros parques y jardines.
Como carácter taxonómico se emplea las brácteas tectrices y seminífera que forman los conos y donde van insertas las semillas. Los conos se disponen de forma erecta en las ramillas finales de las copas .

El pinsapo es un abeto endémico de algunas Sierras Béticas Occidentales, ( Sierra de Las Nieves, Grazalema, Sierra Bermeja). Es una especie más de esos abetos del Mediterráneo Occidental , con caracteres comunes y compleja taxonomía. Así al otro lado del estrecho, en el Rift , y a penas cien kilómetros de los pinsapares andaluces aparecen otras especies , A. numidica, A. tazaotana y A. marocana , considerándose los dos últimos por algunos autores como subespecies del A.pinsapo (Farjon 1990). (3)
Se cría entre los 1000-1700, donde las condiciones microclimáticas y de humedad lo permiten, ya que requieren como mínimo unos 1000mm de precipitación anual. Es en las umbrías de la cara Norte de las montañas calizas donde alcanzan su máximo desarrollo. En su piso basal convive con encinas, quejigos y pinos, y en su cotas superiores puede aparecer disperso sobresaliendo entra las sabinas rastreras ( Juniperus sabina) , matorral almohadillado y junto al peculiar quejigo Quercus alpestris .

Límite altitudinal superior del pinsapar con sabinas rastreras y piornos( izquierda), límite inferior en el que convive con pinos, encinas y quejigos.( Septiembre 2009)

Quien iba a esperar que en el sur Peninsular, “mediodía español”, se desarrollasen estos bosques de abetos más propios de los Alpes y la Europa boreal, y el pasar por el interior de uno de ellos en estas latitudes como ocurre durante el ascenso al Torrecillas ( Sierra de las Nieves) desde los “Quejigales”, a más de uno nos surgen extraordinarias sensaciones que nos trasladan en el espacio y el tiempo.

El pinsapo se considera una especie paraguas, su protección favorece la conservación de otras especies que viven ese ecosistemas.

En un interesante artículo sobre este árbol sus autores dejan clara la particularidad de estos bosques relictos propios de otras épocas más frías y húmedas para el sur Peninsular. Su título lo dice todo: “El pinsapo, abeto endémico andaluz, O, ¿ Que hace un tipo como tu en un sitio como este?” de Linares J.C y Carrreira J.A en 2006 (4).

Actualmente se atribuye a Clemente el descubrimiento botánico del pinsapo que lo conoció en 1809 durante su viaje por la Serranía de Ronda, (dicen que andando) en sus escritos que durante mucho tiempo se creyeron perdidos así lo recogía: “..Entramos en el pinar en el que hay algunos quejigos y todo lo demás pinsapos. Se parecen algo estos, vistos desde cierta distancia al ciprés por lo oscuro y su forma cónica…”. ( 6)

Pero sería el insigne Edmon Boissier quien lo describiera, y acompañado de Haenseler y Prolongo, lo observa en su medio por primera vez en Sierra Bermeja, era Mayo de 1837 así que no pudo coger sus piñas para identificarlo como una especie de Abies. Posteriormente en Septiembre asciende a la Sierra de Las Nieves, a lomos de su burro ( se ve que éste era algo más adinerado que Clemente) y allí en sus propias palabras nos cuenta: “… El guía nos mostró desde lejos el primer pinsapo. Dando gritos de alegría corrimos llenos de emoción, pero, desgraciadamente, el árbol no tenía fruto. Un segundo, un tercer, me dan falsas esperanzas sucesivamente. Al fin, soy lo bastante afortunado como para encontrar uno, cuyas ramas superiores están cargadas de piñas tiesas. Nos apresuramos a trepar para cogerlas, y ya no nos queda duda sobre el género de este árbol singular. Era, ciertamente, un Abies, vecino de nuestro abeto blanco. El principal objetivo de mi excursión estaba logrado…”. (1)
Plántula de pinsapo,y árboles juveniles(derecha) que muestran una regeneración natural del pinsapar.( Sierra de Las Nieves Septiembre 2009)

Los pinsapares están protegidos a través de la legislación ambiental y normativa de espacios naturales protegidos de Andalucía , por directivas europeas y recientemente como reserva de la Biosfera. El pinsapo está catalogado como especie en Peligro (EN) en la Lista Roja de Flora Vascular Amenazada de Andalucía. Pero a veces el que un espacio posea tantas figuras y distintivos de protección también implica el poner de acuerdo a más personas en su gestión .

Árbol viejo adulto caido por alguna ventisca, suceso probable en la dinámica natural de un bosque maduro. A la derecha sección transversal del tronco que muestra los anillos de crecimiento, del cual he deducido aproximadamente unos 115 años.( Septiembre2009).

Actualmente aunque los pinsapares gozan de una mejor salud que en épocas pasadas, habiendo pasado de unas 450 Ha en 1940 a las más de 3000 actuales, todavía se enfrentan a varias amenazas como los incendios, el sobrepastoreo , fuerte competencia intraespecífica, y como no, el reto del cambio global sobre estos ecosistemas de montaña mediterránea.

Referencias bibliográficas:
  1. Boissier Ch. E. Viaje botánico al Sur de España durante el año 1837. Granada-Málaga, Fundación Caja Granada, Universidad de Málaga, 1995.
  2. Guzmán Álvarez J.R . Los pinsapos de la otra orilla del estrecho. Quercus 275 ,Enero 2009.
  3. Clemente Rubio, Simón de Rojas. “Viaje a Andalucía. Historia Natural del Reino de Granada. 1.801-1.809”. Editado por Antonio Gil Albarracin en el año 2.002. GBG Editora. Almería.
  4. López Gonález G. Los Árboles y Arbustos de la Península Ibérica y Baleares TomoI Mundiprensa 2006.

10 comentarios:

El Naturalista dijo...

Me encantan estos árboles; como bien dices, le dan un aire extrañamente boreal a las serranías mediterráneas. Lo raro es que, tras tantos periodos cálidos y fríos del Pleistoceno, y tras miles de años de presencia humana, aún queden algunos bosquetes de pinsapo. Ojalá y les siga yendo tan bien, pese a tantas amenazas que aún se ciernen sobre su hábitat. Saludos naturalistas, Bibiano.

carmen dijo...

Un lujazo de reportaje, Bibiano!

En imágenes y en contenido, mimado y pleno de datos interesantes. Un placer disfrutarlo desde su inicio.

Yo también amo a los pinsapos, hablas de 3000 Ha actuales (quedé muda, nunca lo diría), un gran legado!

Saludos!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Gracias Bibiano por una entrada tan interesante dedicada a uno de nuestros árboles reliquia, y diría que tótem.

Tuve la suerte de recorrer aquellas sieras hace muchos años y espero repetir lo antes posible. Mientras tanto, me contento (y no es poco) con lo que nos muestras.

Saludos.

Pepe del Montgó dijo...

A mi es escuchar la palabra pinsapo y se me alegra el corazón y no te digo nada cuando voy por esas sierras de Málaga y me los encuentro de frente. No me arrodillo frente a ellos por aquello del que dirán pero me siento un ratito a admirarlos y más de una vez a conversar con ellos. Por lo que veo habéis estado por la Sierra de las Nives más que hacia la Serranía de Ronda. Toda la parte que lleva a Grazalema también es interesante. Yo estuve este puente por la Sierra de Segura y Alcaraz. Interesantísimas.

Loli omil dijo...

Deseo expresar mi gratitud por la información sobre el Pinsapo. Es uno de mis árboles preferidos por su belleza y por la respuesta a esa pregunta tan bien formulada "¿Que hace un tipo como tú en un sitio como este?"... No he disfrutado viéndolo en su medio, me animaré a bajar a Andalucía.
El artículo me animó a incluir en mi humilde blog unas imágenes del Taxus baccata, otro árbol especial.

Montse dijo...

Excelente artículo, Bibiano!!
Es una gran suerte poder leerte, la cantidad de información que aportas y las magníficas fotografías.
¡Adoro los árboles y especialemente los pinos! así que ha sido un placer esta entrada.
Un abrazo.

Bibiano Montes dijo...

Pues al final parece ser que hasta lo habéis leído y todo, vais para nota , jeje. Creo que sin duda la especie se merecía dedicarle algunas líneas más y por eso me enrollé casi demasiado.
-Pepe ,buena elección esa la de las Sierras de Segura y limítrofes ( Oróspeda),diría que es mi zona "preferida" de la España Peninsular, tal vez por el aislamiento.. .Y lo de Grazalema si que lo tengo pendiente , fui hace unos 10 años pero creo que ahora lo disfrutaré más.

Gracias a todos por seguirme,
Saludos,

Anónimo dijo...

good points and the details are more specific than somewhere else, thanks.

- Mark

Anónimo dijo...

It took me a while to search on the net, only your site open up the fully details, bookmarked and thanks again.

- Lora

Anónimo dijo...

This is valuable information , thanks I will try it out! scholarships
You nicely summed up the issue. I would add that this doesn’t exactly concenplate often. xD Anyway, good post…

Sobre el autor

Mi foto
Biólogo. Habitante de la "aldea global" .Un puñado de genes más que pulula por las Sierras Béticas.

Contacta

Contacta

Seguidores