Quercus alpestris Boiss. Quejigo de montaña

on lunes, 28 de septiembre de 2009

Si os digo, Serranía de Ronda o Sierra de las Nieves a parte de los bandoleros, a la mayoría nos sugiere un árbol, el pinsapo (Abies pinsapo) , como algun autor denominó es la “estrella mediática” de esas sierras. No es para menos. Pero sin duda en ese entorno habitan una gran cantidad de interesantes especies vegetales , que no son tan conocidos como el pinsapo y a los que parece ser que a veces no se le ha prestado tanta atención en cuanto a investigación y conservación. Una de ellas es el quejigo de montaña, Quercus alpestris Boiss.

Este quejigo descrito por Boissier es considerado por algunos autores como una simple raza o ecotipo de Quercus faginea Lam. ,adaptada a las extremas condiciones de ambiente de montaña mediterránea en el que habita , y otros autores la consideran una subespecie de este Quercus faginea subsp.alpestris( Boiss). Maiere.

Entre otras carecteres se diferencia del quejigo común ( Quercus faginea) por sus hojas correosas , abarquilladas ,con nervios y dientes irregulares. Al igual que los demás quejigos pues también es de hojas marcescentes.
Vive en terrenos calizos y dolomíticos por encima de los 1700m de altitud , a veces compartiendo hábitat con el pinsapo (Abies pinsapo Boiss) , arces y otros caducifolios, o bien en esas mesetas de montaña de forma dispersa o aislada sobresaliendo entre piornos y las sabinas rastreras( Juniperus sabina ).

Pero la realidad es que se trata de un peculiar árbol y taxon endémico utilizando criterios de la descripción de Boissier sería exclusivo de las cumbres de la Sierra de Las Nieves ( Cabezudo 2004) (1),y que actualmente no pasaría del millar de ejemplares en estado natural , una sola población fuertemente amenazada.
Aparece protegido por la ley como en Peligro de Extinción en Andalucía y catálogo de España 2008 ( EN) .

La verdad es que resulta sorprendente el encontrarse con estos peculiares y centenarios árboles en esas cumbres. Después de ascender por ese espectacular pinsapar, cuando parece que llegas a la cumbre y que lo has visto todo dejando atrás al pinsapo, de repente te encuentras sobre una rocosa meseta y aparente dehesa formada por “esculpidos” ejemplares de este quejigo.

Referencias :

  1. López Gonález G. Los Árboles y Arbustos de la Península Ibérica y Baleares TomoI Mundiprensa 2006.

11 comentarios:

Pepe del Montgó dijo...

Precisamente con Cabezudo estuve recorriendo esos quejigales de Sierra de las Nieves, cerca del Torrecilla. Es un disfrute

Borderea dijo...

Esta primavera estuvimos por allí suviendo al Torrecilla y me sorprendió esta dehesa de quejigos a tal altitud, después de ver los pinsapares. Un sitio muy curioso y recomendable.

carmen dijo...

Gracias Bibiano por este artículo. He aprendido algo que desconocía, la exclusividad del Quercus alpestris a la Sierra de las Nieves, según Boissier.

Es penoso que este quejigo de montaña mediterranea caiga en el olvido. Tus fotos, muy buenas por cierto, le hacen justicia y lo lanzan a la primera plana.

Tengo enlazado tu blog desde hace tiempo, y siempre MIRO tus PLANTAS.

Un saludo!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Interesante árbol este quejigo, y sorprendente la dehesa que forman allá arriba.

¿A qué se debe su reducido número? ¿pastoreo excesivo tal vez, dificultades en la germinación de las bellotas (no aprecio ejemplares jóvenes en las fotos), influencia del cambio climático...todo a la vez...u otras causas?

Gracias, Bibiano, por darlo a conocer.

El Naturalista dijo...

Muy interesante esta especie-subespecie-raza-llamémosla-como-queramos de quejigo de montaña. Otro ejemplo más de la tremenda variabilidad genética de las plantas mediterráneas, y de los Quercus en particular. Su origen parece que habría que buscarlo en el aislamiento genético provocado por glaciaciones, ¿no? Su futuro... incierto. Fcº Javier, igual hay tan pocos porque se han cortado para madera, como la mayoría de los robles de hoja caduca de mi tierra. Y en cuanto crucen por ahí ovejas, se machacan las plántulas rápidamente... Qué se yo, cada parche de este mosaico que llamamos Región Mediterránea es un mundo...

Bibiano Montes dijo...

-Pepe, es un lujo el ir acompañado al campo por Botánicos ,el día que subí fue en las jornadas botánicas estuvieron Cabezudo y compañía pero se quedaron de "comensales" con el grupo abajo,mientras se zampaban el bocata y la cerveza me lancé a subir al Torrecillas y gracias a sus indicaciones pude disfrutarlo.

-Borderea , en primavera si que debe ser todo un espectáculo además de esos dos árboles seguro que vistes otras joyas,
- Carmen ,Gracias a ti por seguirme.Lamentablemente se le ha dado más importancia ( más dinero)a lo emblemático y lo que pinta más verde,osea el pinsapo...pero ya se ve que se ha empezado a actuar en el quejigo,y otras especies..

-Fco. Javier, si que la población está bien "jodida",la primera merma debió ser la tala y como nos dice Cabezudo en el Libro Rojo la principal amenaza que todavía actúa es el sobrepastoreo,que preda bellotas,y arrasa con las plántulas y juveniles que queden. El porcentaje de germinación es muy alto . Recientemente han realizado refuerzo de sus poblaciones plantando y colocando protectores pero no sería más fácil y creo que efectivo el impedir el sobrepastoreo pastoreo?.

-Naturalista, totalmente de acuerdo además de pisotear las plántulas y las bellotas se las "zampan". Hay poco estudiado referente a la identidad de este quejigo.
Aunque se debería seguir investigando más en ecosistemas mediterráneos creo al menos los gestores deberían ser capaces de poner en práctica lo que hay.

Juan T.A. dijo...

Una sorpresa encontrarse es grupo de ejemplares en un altozano despejado de vegetación.
El que hay de pié con el tronco caido es una foto especialmente significativa, bella composición que da idea de su tamaño real.
Pd. Menudo susto me diste, no sabía que mi cámara tenía tanto alcance como para desde Pirineos sacarte en la foto a ti que estabas en la Sierra de las Nieves, jejeje
Saludos

rafa dijo...

Hola Bibiano, la especie descrita por Boissier en la sierra de las nieves no difiere de otras muestras halladas en zonas basales según botánicos como Coutinho, Vicioso o Camus. La verdad que lo inusual de hallar quejigos a esa altitud es solo un vestigio de los bosques caducifolios cacuminales que debieron poblar las cumbres de las cordilleras béticas y cuya única representación completa está en el PN de los Alcornocales, la tesis más extendida es que estos bosques debieron ascender y descender con las glaciaciones, habiendo quedado algunos acantonados tras el último periodo interglacial desplazados por los bosques de hoja lauriforme (quercus ilex, laurus nobilis, prunus lusitanica, quercus canariensis...) así, junto a quercus alpestris (subespecie más exigente en humedad de q faginea) encontramos en las sierras algíbicas al melojo buscando ambos en las alturas ventajas competitivas frente a las frondosas subtropicales.

Quercus alpestris se presenta como una subespecie de q faginea de hojas compactas, finas , de borde crenado-lobulado con nerviación sinual acentuada, y forma y tamaño muy variable con hojas desarrolladas de largos peciolos anchas y de tamaño medio (6-9 cm) con lóbulos marcados y senos profundos, finas, coriáceas y glabras, contrastan con las estivales de la temporada anterior que son pequeñas, estrechas y más coriaceas y espinosas. No suele tener mucronación, al menos no tan acentuada como el resto de los faginea

rafa dijo...

en mi blog (http://www.rainingintheforestofcordoba.blogspot.com) voy a publicar algunas fotos de Quercus alpestris tal y como se describe a la especie en las últimas publicaciones. Los ejemplares son de los Alcornocales y de la sierra de córdoba, donde la especie comparte hábitat con q fruticosa, q lusitanica, q canariensis e incluso q viveri (canariensisxrobur)
Siento descubrirte que no es ni mucho menos exclusiva de la sierra de las Nieves, pero si que siempre quedará como el lugar donde se descubrió esta nueva raza de quejigo

Anónimo dijo...

Una de las causas de la destruccion del quejigal fue el comercio de nieve. En la zona alta de la sierra de Ronda se construyeron pozos de nieve donde, despues de las copiosas nevadas de invierno, la nieve se compactaba para formar hielo y se cubria con ramas del arbol mas cercano, o sea, de este quejigo. Este hielo aguantaba hasta el verano, y desde ahi lo bajaban a lomos de mula para venderlo en Ronda y otras ciudades.
Saludos

Jose Angel

Anónimo dijo...

Great post, been looking for that.

Sobre el autor

Mi foto
Biólogo. Habitante de la "aldea global" .Un puñado de genes más que pulula por las Sierras Béticas.

Contacta

Contacta

Seguidores